LOSAR 2024

Año Nuevo Tibetano 2151, el año del Dragón de Madera

LOSAR 2024

¡Año Nuevo Tibetano!

Celebramos Losar el día 10 de febrero

Comenzamos el año 2151 de acuerdo al calendario tibetano, este es el año del Dragón de Madera.

Este es un momento muy poderoso para la práctica del Dharma y poner gran esfuerzo en dirigir nuestra mente hacia la virtud, aprovechamos esta época del año para desarrollar nuestro buen corazón y trabajar con intensidad para el beneficio de todos los seres hasta la iluminación.

Para la FPMT, Losar es un momento especial ya que se conmemora el aniversario del paranirvana del fundador de la FPMT, Lama Yeshe, en el amanecer de Losar de 1984. Lama Zopa Rimpoché pide a los estudiantes que ofrezcan Lama Chöpa con tsog en honor a su aniversario porque se genera un mérito increíble al ofrecer el tsog en esta ocasión. Una de las mejores maneras de mantener viva la memoria de Lama Yeshe es recordar y seguir sus enseñanzas.

– FECHA:
10 de febrero  a las 18.00h  
– IMPARTIDA POR:
Ven. Fabio Poza
– Se hará la práctica de :
Lama Chöpa Tsog.
«Celebrar juntos Losar con una puja es una forma excelente de empezar bien el año, de esta forma creamos los méritos, las causas de felicidad que todos deseamos».
¡¡¡Tendremos magdalenas de la suerte para todos los asistentes!!!
Recordar que es muy bueno hacer ofrecimientos en estas fechas.
Te esperamos en el Centro Nagarjuna Alicante     ❤
(Recuerda que estamos en El campello).
———————————————————

¡Losar es el Año Nuevo tibetano!

Es la fiesta más importante del Tíbet. Es una ocasión en la que las familias tibetanas se reúnen y esperan un año venidero mejor. Conocido como Losar, el festival comienza del 1 al 3 del primer mes tibetano. Se ofrecen ofrendas especialmente hechas a las deidades del santuario familiar; las puertas están pintadas con símbolos religiosos; se realizan otros trabajos minuciosos para preparar el evento.

Losar es el Año Nuevo tibetano y las dos primeras semanas, en particular, conmemoran el momento en que Buda desplegó su poder de manera inusual al hacer una serie de milagros para ganarse a cientos (si no miles) de discípulos de un maestro que no era un creyente de lo que el Buda enseñó y lo desafió a un doble de poderes místicos. Al final del período de dos semanas, Buda había ganado claramente el partido y, como resultado, todos los presentes se convirtieron a las prácticas enseñadas por Buda.

El nuevo año genera una época de aumento de la actividad virtuosa entre los practicantes budistas. Cualquier acción realizada durante ese período de tiempo, para bien o para mal, se multiplica en su poder en virtud de estar alineada o no con las grandes obras que el mismo Buda realizó durante este mismo período astrológico hace más de 2500 años. Es un momento muy poderoso para practicar y aumentar el compromiso tanto con la práctica como con el estudio, ya que el poder de ese evento mágico se puede aprovechar para ayudar en nuestra evolución personal hacia la iluminación.